LA REGLA DE ORO PARA LA VIDA.

Hoy día nos ocuparemos de “La Regla de Oro para la Vida”, principios morales positivos en general basados en: “Tratar a los demás como te gustaría te traten a tí” o mejor dicho  o lo que se conoce como las reglas de oro en su forma negativa: “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti” .  Las que podemos encontrar en diferentes formulaciones, prácticamente en todas las culturas, filosofías o religiones y que constituyen una base ética de convivencia imprescindible para ganar altura y prestigio en la vida. Observarlas es una garantía y tienen más valor práctico que cualquier título universitario. 

La Regla de Oro para La Vida es un punto de partida para la reflexión y el proceso de actuación en pro de si mismo y de los demás con un objetivo claramente positivo.  No consiste para nada, en la afirmación de determinadas conductas o en la imposición de valores como sucede con las doctrinas. Por el contrario va como una dinámica de relaciones basadas en el sentido común y en el principio del respeto y de la paz. Y hace alusión al metal más precioso de la naturaleza (el oro)

En la historia, los primeros enunciados al respecto se hallaron en Egipto y Grecia. En el primero en un texto narrativo del Imperio Medio Egipcio llamado: Historia del campesino elocuente y en el segundo, en el Griego Epicuro en donde se entiende por regla de oro a: la ética de la reciprocidad (minimizar el daño para maximizar la felicidad de todos), concepto recogido posteriormente por el pensamiento democrático en Francia, posterior a la Revolución francesa en el utilitarismo de Jeremy Bentham y John Stuart Mill. Aclarando que antes de esto, John Locke propuso los derechos a “la vida, la libertad y la propiedad”. en donde el propio cuerpo es parte de los bienes de un hombre y, por tanto, sobre él se ejerce un derecho a la propiedad que teóricamente garantiza la seguridad de las personas al igual que la de sus posesiones. En Alemania el filósofo Reiner distinguia diferentes formulaciones en las reglas de oro: la regla de la Empatía que parte de nuestros deseos o temores, en donde lo que tu temes no lo hagas con los demás o que lo que deseas para tí hazlo a los demás. y la regla de la equidad desde nuestros juicios de valor en donde lo que reprochas a otros no lo hagas tú mismo, es decir actúa como juzgas que los demás deben hacerlo. Otro filósofo Thomas Nagel propuso pensar al altruismo de forma objetiva sobre la base de la ética de la reciprocidad.

En los 90 Enno Winkler desarrolló un código de ética universal, en donde la regla de oro para la vida es como un mandamiento para las relaciones interpersonales en ausencia de la empatía: que dice que respetes al otro como a tí mismo.. Es así como George Bernad Shaw establece la evidente precaución a la aplicación de la Regla de Oro en sentido activo o positivo, y de hecho importante en el que dice: “no hagas a otros lo que quisieras que te hagan a ti. Sus gustos pueden no ser los mismos“.

A continuación y en resúmen reglas que recomendamos aplicar, filtradas y seleccionadas por la misma vida a través de la historia, importantes para ser más feliz, triunfar, para ser querido y vivir más años, base ética de convivencia imprescindible para ganar altura y prestigio en la vida:

REGLA DE ORO PARA LA VIDA

  • Ama a los demás 
  • Nunca saludes de mano a nadie sin ponerte de pie. 
  • Cuando saludes siempre hazlo con firmeza y mirando a los ojos. Si no te mantiene la mirada, aunque sea un segundo, no te fíes de esa persona. 
  • En una negociación, nunca hagas la primer oferta. 
  • Si te confían un secreto, guárdalo. 
  • Regresa con tanque lleno el auto que te prestaron en señal de agradecimiento.
  • Cuando le escribas a alguien enojado, termina y vuelve a leerlo, después bórralo y hazlo de nuevo. 
  • En la mesa no hables de trabajo, política o religión. Y deja a un lado tu celular o tlf. móvil. 
  • En política, vigila al poder, sé crítico, Justo/a, defiende a los más débiles y rebélate contra el abuso y la injusticia. 
  • Defiende tu punto de vista, pero se tolerante y respetuoso/a ante los demás. 
  • No seas perezoso,
  • Tiende tu cama al levantarte por las mañanas. 
  • Canta en la ducha, aunque no lo hagas bien.
  • Cuida una planta o un jardín. 
  • Pide ayuda cuando la necesites. 
  • Enséñale un valor a alguien, de preferencia a un niño
    sean tuyos o no.   
  • Valora y agradece a quien te tienda la mano. 
  • Se amable con tus vecinos y con todo lo que te rodea en general. 
  • Hazle el día más alegre a alguien. 
  • Compite contigo mismo. 
  • Regálate algo mínimo una vez al año. 
  • Cuida tu salud, no cometas excesos ni seas imprudente. 
  • No opines sobre temas que desconozcas. 
  • Nunca maltrates a un animal. 
  • Alza la voz ante las injusticias. 
  • Nunca olvides de donde vienes. 
  • Viaja cada que te sea posible. 
  • Cede el paso. 
  • Lucha para que tu hogar y tu familia no sean un problema. Son tu retaguardia y debe proporcionarte seguridad y fuerza en la vida. 
  • Busca el éxito sin desistir. Ten fe en ti mismo 

  • Haz las cosas con pasión, o no las hagas. 
  • Vive la experiencia de hacer un viaje solo. 
  • Medita cada noche y agradece lo que tienes quien te creó. 
  • Nunca rechaces una pastilla de menta, las razones son obvias. 
  • Acepta consejos, si quieres llegar a viejo. 
  • Acércate a comer o a conversar con la persona nueva en el trabajo.  con la persona nueva en la oficina.
  • Se Justo siempre y defiende a los que son abusados. 
  • Escribe tus metas. Trabaja en ellas. 
  • Llama y visita a tus padres. 
  • Nunca te arrepientas de nada, aprende de todo. 
  • Aprende a disfrutar tus momentos de soledad
    y aprovéchalos para ser más sabio  . 
  • El honor y la lealtad son básicos en tu personalidad.
    Tienen que presidir tu vida y ser visibles en tu personalidad y forma de actuar. 
  • No le prestes dinero a quien sabes que no te pagará. 
  • Cree en algo. 
  • Reflexiona y aprende de todo, en especial de los errores y reveses. 
  • Observa el cielo cada que puedas. 
  • Aprende a conocerte a tí mismo/a
  • Descubre tus habilidades y explótalas. 
  • Ama tu trabajo, o déjalo si no te gusta por otro que te guste. Trabajar a disgusto no es bueno. 
  • Saluda con una sonrisa siempre. 
  • Piensa rápido, pero habla despacio. 
  • No interrumpas a quien esté hablando. 
  • No hables con la boca llena. 
  • Lustra tus zapatos y corta tus uñas con frecuencia.
  • Nunca pierdas la maravillosa oportunidad de quedarte callado/a. 
  • Reconoce a alguien su esfuerzo. 
  • Se generoso/a cuando haya que serlo. No hay nadie peor que una persona “tacaña”. 
  • Se humilde ante todo. 
  • Respeta a tus mayores.
  • Baila bajo la lluvia. 
  • Viaja cada vez que puedas, si es posible con las personas que más te quieren. 

El desaparecido Escritor, Político y Analista de Mercado Harry Browne de U.S.A. escribió Los 3 principios de la felicidad, de las que rescato de forma resumida dos:

Principio 1: «Eres alguien único» Efectivamente, no hay nadie exactamente como tú. Tu identidad es una combinación de tus génes, experiencias, conocimientos, valores y actitudes, totalmente diferente de la del resto de seres humanos. Y este hecho tiene dos consecuencias importantes:

La primera: No vas a reaccionar igual que otras personas ante una misma situación. Lo que a ti te hace feliz no tiene por qué hacerme feliz a mi (y viceversa). Algo perfectamente normal porque somos seres distintos.

La segunda Nunca vas a ver el mundo de forma objetiva, (o por lo menos casi nunca) ya que interpretas todo lo que te ocurre en base a tu identidad (y el resto de la gente hará lo mismo). Motivo por el cual existen opiniones tan diversas (Política o la religión), y algo que a uno le parece de sentido común a otro puede parecerle absurdo).

Todo esto, se puede apreciar en el día a día, es fácil pensar que “Todos somos iguales”, sin embargo y lo aclaro: ” No lo somos”. Por lo que se tiene que recordar que: “Tú eres tú, no otra persona”.

Principio 2: «Todos hacen aquello que creen que les traerá mayor felicidad» Todo, lo que hacemos, tiene como objetivo último nuestra propia felicidad a corto mediano o largo plazo, buscamos sentirnos bien y alejarnos de lo que nos hace sentir mal. Inclusive en actos que pueden parecer altruistas, en el fondo buscan la propia felicidad porque por ejemplo cuando donas algo lo haces porque te da felicidad saber que ayudas.. no lo harás si el hacerlo te hace sentir fatal. Por lo tanto cuando veas a una persona haciendo algo que te parece absurdo, recuerda que simplemente está haciendo aquello que creé que le hará feliz. Puede que se esté equivocando, y que aquello que piensa que le va a hacer sentirse bien luego acabe trayéndole problemas, pero también puede que tenga gustos diferentes a los tuyos porque es un ser diferente, no es tú.

Estos dos principios nos ayudan a entender por qué el mundo es como es, por lo que no te debe sorprender ver personas discutir hasta en las redes sociales.

Por lo tanto para ser felíz:

  • No dejes que nadie te diga lo que hacer con tu vida, Para ser feliz hay que ser libre, tomar nuestras propias decisiones, no estar condicionado al qué dirán, Haz lo que TÚ quieras, necesites o desees Ess tú vida.
  • No intentes ser quien no eres. Eres único/a y diferente a los demás. Actúa en función de tu identidad, hay cosas que te harán sentir bien y cosas que no, es algo que no puedes controlar porque forma parte de quién eres, de tu ser. Evita roles que no te tocan o sentirte la persona que no eres, venderte como quien no eres porque al final solo te traerá frustración, baja autoestima y gran vacío en tu vida. Escucha tus sentimientos y acepta tu vida como es o como eres, y si algo no te gusta de ti, insiste trabajando en ti y si es algo que no puedes cambiar aceptarlo. Cual sea tu situación, renunciar a tu naturaleza es negativo, vivir bajo una máscara de quien no eres o filtros de selfies o de tus mejores fotos quizá te permita ganarte la aprobación de otras personas y busques el me gusta o que te digan lo guapo/a que eres, No renuncies a ti mismo/a ni te avergüences de quien eres intentando ser quien no eres, por el contrario, libérate, exprésate libremente en todo momento porque tu identidad tal cual es lo más valioso que tienes. Mostrándote tal y como eres no sólo evitarás tener que fingir, sino que atraerás automáticamente a las personas “correctas” a tu vida, pero si ve con cuidado porque si esa es tu “debilidad” por decir algo te harán creer lo que vendes y solo serás utilizado y para nada en serio. Aquellas personas que quieren estar a tu lado por ser tú mismo son aquellas que conocen tu verdadero yo interior y el exterior pero no por conveniencia.
  • No esperes que los demás se comporten como a ti te gustaría, Actuarán siempre en base a su identidad y a sus intereses. Y no DEBES ni puedes controlar sus ideas ni su forma de ser, mejor acéptalos como son.

Según nuestra Ceo Cristina Barcelona dice: “No ganamos nada molestándonos con aquellos que comentan u opinan de forma diferente, no merece la pena intentar cambiar a los demás. Las personas de cambiar cambiar no cambian solo mejoran o empeoran a su ritmo, forzar el proceso si no eres un profesional en ello, será un proceso trabajoso y muchas veces frustrante” Si no eres un profesional en psicología la alternativa más lógica es hallar a alguien que sea como uno desea, es decir que comparta mucho de lo que te gusta a ti o seas más afín a ti. En resumidas cuentas, elige pretender cambiar a alguien. Ser libre es no auto-limitarse y quien se ame y sea un ser libre te identificará de inmediato si eres lo contrario y deseas cortar sus alas. Recuerda, aveces nosotros mismos voluntariamente renunciamos a nuestra propia libertad cuando dejamos que otras personas nos digan cómo vivir, o CUANDO SE PRETENDE SER QUIEN NO SE ES y es vital revisar si existe una patología adicional, – Subraya Cristina Barcelona.

Anuncios